La estafa ¿Según el Envangelio de Constantino?

España es un estado clerical, como en su tiempo fue provincia del Imperio romano. Desde que el emperador Constantino instauró al cristianismo como la religión única del imperio romano, solo pretendía controlar el imperio a través de esa religión, mediante el control espiritual de las personas en ese momento, y en los posteriores. De hecho la Curia Romana era el edificio en donde se reunía el Senado Romano, y desde los tiempos de Constantino, creador de una religión de estado no creyente por cierto, la iglesia de Roma, pasó a suplantar al Imperio de Roma, siendo el Papa en el papel del gobierno de ese imperio, y la Curia Vaticana, el Senado Romano.

Hay que tener en cuenta, que si algo era consustancial con el imperio romano, era la Corrupción, y más cuando desapareció la República de Roma, y fue instaurado el Imperio.

Esa Corrupción ha sido desde el principio del Cristianismo un modo de ser de la Iglesia, Corrupción que se ha utilizado para tener un poder terrenal sobre todos los reinos cristianos durante siglos, poder que además suponía y supone el control del poder económico de cada momento, vendiendo el paraiso a cambio de ceder los bienes de los feligreses a la propia Iglesia.

Ese control de la Iglesia de Roma, palpita sobre los países católicos, como Italia o España, en donde se les sigue permitiendo controlar ciertos poderes del estado, a través del Opus Dei por ejemplo, y sobre todo de la administración, controlando además grandes sumas de dinero y propiedades que de forma opaca parece ser que pasan de unos países a otros, con toda la opacidad que solo la Iglesia de Roma tiene, y que vulneran todas las leyes internacionales sobre el blanqueo de capitales. De ahí las sospechas del IOR más conocido como el Banco del Vaticano y los escándalos sobre la presunta colaboración entre esta institución y la mafia.

No hay que ir a Italia, para ver que la iglesia navega entre el espiritu de lo mas allá, y el dinero, que es lo mas material que hemos creado los humanos.

Cuando, el dinero se gana honradamente con el trabajo y el esfuerzo personal, los estados modernos, deben proteger a las personas honradas, porque son las que crean la riqueza de sus países y de sus sociedades, pero cuando la corrupción impera amparada por el propio estado, estás destrozando una sociedad y a un estado, que queda moralmente muerto ante los ciudadanos.

La manzana podrida de la Corrupción la llevamos en el ADN como pais dependiente de la Iglesia Roma desde tiempos inmemoriales, porque fue Roma la que creó la Iglesia de Roma, y le transmitió sus propias instituciones, incluida la Corrupción, un modo de ser, un modo de vida del Imperio Romano.

Aquí, mas abajo presento un escrito presentado ante dos Juzgados de Primera Instancia de Córdoba, de sendas demandas de Cajasur, puestas en su momento cuando Cajasur era propiedad de la Iglesia Catolica, y ahora pertenece a la Kutxa, controlada por el OPus Dei. Las aberraciones jurídicas como podemos ver se pueden hacer presuntamente en nombre de Dios, un Dios que no conozco, y los corruptos tampoco.

AL JUZGADO DE PRIMERA INSTANCIA Nº 6

Dña. Silvia Pérez García, en nombre de Land Aurum Prima S.L., D. Javier Campos Viejo, y D. Enrique Campos Viejo, personada en el procedimiento de ejecución de títulos ejecutivos no judiciales 2107/2009, y bajo la dirección jurídica del letrado D. Enrique Campos Viejo ICAM, y como mejor proceda en derecho DIGO:
Que por esta parte se presentó escrito de nulidad ante ese Juzgado, de acuerdo con el art. 238,3 de la LOPJ, ya que ese Juzgado presentó la demanda en su momento con el Auto que se adjunta, y el escrito de la demanda puesta por la actora, Cajasur, en el Juzgado de Primera Instancia Nº 8, en su demanda 2053/2009, por lo que la demanda de acuerdo con este artículo es nula “Cuando se prescinda de normas esenciales del procedimiento, siempre que, por esa causa, haya podido producirse indefensión”
De acuerdo con el art. 239 de la LOPJ, “La nulidad de estos actos entrañará la de todos los demás relacionados con él o que pudieren haberse visto condicionados o influidos sustancialmente por el acto nulo”. El acto nulo es la notificación de la demanda por parte de ese Juzgado.
En cuanto al art. 241 de la LOPJ, se indica que “1. La nulidad de pleno derecho, en todo caso, y los defectos de forma en los actos procesales que impliquen ausencia de los requisitos indispensables para alcanzar su fin o determinen efectiva indefensión, se harán valer por medio de los recursos legalmente establecidos contra la resolución de que se trate, o por los demás medios que establezcan las leyes procesales.” En este caso estamos ante una nulidad de pleno derecho por defecto de forma.
2. Sin perjuicio de ello, el juzgado o tribunal podrá, de oficio o a instancia de parte, antes de que hubiere recaído resolución que ponga fin al proceso, y siempre que no proceda la subsanación, declarar, previa audiencia de las partes, la nulidad de todas las actuaciones o de alguna en particular.
En ningún caso podrá el juzgado o tribunal, con ocasión de un recurso, decretar de oficio una nulidad de las actuaciones que no haya sido solicitada en dicho recurso, salvo que apreciare falta de jurisdicción o de competencia objetiva o funcional o se hubiese producido violencia o intimidación que afectare a ese tribunal. En este caso se ha solicitado por la parte demandada la nulidad del procedimiento por defecto de forma.
En cuanto al Artículo 241 de la LOPJ, indica que “1. No se admitirán con carácter general incidentes de nulidad de actuaciones. Sin embargo, excepcionalmente, quienes sean parte legítima o hubieran debido serlo podrán pedir por escrito que se declare la nulidad de actuaciones fundada en cualquier vulneración de un derecho fundamental de los referidos en el artículo 53.2 de la Constitución, siempre que no haya podido denunciarse antes de recaer resolución que ponga fin al proceso y siempre que dicha resolución no sea susceptible de recurso ordinario ni extraordinario.
“2. Admitido a trámite el escrito en que se pida la nulidad fundada en los vicios a que se refiere el apartado anterior de este artículo, no quedará en suspenso la ejecución y eficacia de la sentencia o resolución irrecurribles, salvo que se acuerde de forma expresa la suspensión para evitar que el incidente pudiera perder su finalidad, y se dará traslado de dicho escrito, junto con copia de los documentos que se acompañasen, en su caso, para acreditar el vicio o defecto en que la petición se funde, a las demás partes, que en el plazo común de cinco días podrán formular por escrito sus alegaciones, a las que acompañarán los documentos que se estimen pertinentes”.
“Si se estimara la nulidad, se repondrán las actuaciones al estado inmediatamente anterior al defecto que la haya originado y se seguirá el procedimiento legalmente establecido”.
Como una vertiente propia de las nulidades procesales, la doctrina también se plantea el concepto de irregularidades en los actos jurídicos procesales, que realmente no se identifican con aquéllas. “La irregularidad manifiesta una forma de violar la legalidad de las formas, pero el vicio que trasuntan no es grave ni produce indefensión o crisis en el derecho al debido proceso”. Este tipo de vicios se distingue de todo los demás porque son válidos y eficaces.
Briseño Sierra, expresa que la “denuncia de irregularidad no afecta al derecho de las partes, sino que tiene una finalidad puramente vindicativa obtener la corrección disciplinaria del funcionario que ha dado lugar con su conducta a la irregularidad”. En este caso, esta parte desconoce si ha podido existir culpa o dolo, y quien debe determinarse como responsable. Solo la nula casualidad de las tres demandas de Cajasur, y de la demanda 451/2009 en el Juzgado Mercantil Nº 1, hace sospechar a esta parte la presunta participación de una presunta trama que permitiera en un concurso de acreedores del inexistente grupo de empresas MONFRI, en la que se incluye Land Aurum Prima S.L. dentro de ese inexistente grupo de empresas, anular las demandas por ser nulas de pleno derecho, y modificar presuntamente las pretensiones de la actora, para actuar en una presunta trama de blanqueo de capitales. Todo ello ya ha sido denunciado en la Querella Criminal 137/2013 en el Juzgado Central de Instrucción Nº 6 de la AN. Pero se adjunta dos documentos que prueban la sospecha, el primero el prólogo de un libro de José Ramón Millán de la Lastra, ex director financiero de Monfri S.L. y con una buena relación con el magistrado D. Fernando Caballero García, los dos son profesores de la Facultad de Derecho de Córdoba, el primero es administrador concursal en el Juzgado del segundo, y además salvo error, el Sr. Millán me informó que arrendó en su momento un piso que tenía de protección oficial a un magistrado, que presumo era este magistrado (los pisos nuevos de protección oficial no se pueden arrendar)
Así, en cuanto a sus efectos, la nulidad vendría caracterizada por producirlos ipso iure y, como consecuencia, su actuación ab initio sin necesidad de declaración judicial. La anulabilidad, por su parte, requeriría una declaración judicial para producir sus efectos propios, y estos se producirían desde el momento de la declaración. Podemos distinguir según la doctrina de nulidad absoluta y nulidad relativa.
La nulidad relativa se distingue de la nulidad absoluta en su posibilidad de subsanación. “El acto procesal relativamente nulo se equipara, de no ser subsanado, al acto absolutamente nulo, no siendo susceptible de producir efecto alguno. Pero realizada la subsanación, los efectos del acto se producen desde el momento en que ha tenido lugar.
Otro criterio utilizado para distinguir ambas categorías es la posibilidad o no de subsanación. El acto nulo vendría caracterizado por su imposibilidad de subsanación frente al acto anulable.
La demanda en su juzgado, se interpuso en el año 2009, en base a un título ejecutivo presuntamente nulo de pleno derecho, y dado que el título sobre el que se interpuso la demanda, ha prescrito, porque han pasado más de cuatro años, estamos en el 2014, y este hecho produce de forma fulminante la imposibilidad de subsanar el defecto de la presentación de una nueva demanda ante los tribunales. Por lo tanto estamos ante un caso de Nulidad Absoluta, como así se determina por la doctrina procesal, y estamos en lo que la doctrina procesal llama actos procesales inexistentes “que suelen caracterizarse como aquellos actos que se hallan desprovistos de los requisitos mínimos indispensables”.
Se informa que se ha interpuesto una demanda civil contra la actora en otro tribunal por una persona física contra el título ejecutivo presentado por la actora en este procedimiento 2107/2009, por lo que no tiene sentido prolongar un procedimiento que es nulo de pleno derecho, y que como me han informado, la propia actora reconoce la nulidad de su demanda, pero no quiere pagar las costas mas los daños y perjuicios, mas las consecuencias de las cuentas presentadas en el concurso de acreedores de Land Aurum Prima S.L., sus costas mas los daños y perjuicios, pero por ello se suscriben los seguros de responsabilidad civil, para estos casos.
Esta parte informa, que si el recurso planteado ante la Sección Quinta de la Audiencia Provincial de Sevilla, contra la sentencia de archivo del Concurso de Acreedores voluntario de Land Aurum Prima por el Juzgado Mercantil Nº 2 de Sevilla, y las resoluciones de las demandas incidentales, no le satisface, recurrirá ante la Sala de lo Civil del Tribunal Supremo, lo que encarecerá aún más las costas, más los daños y perjuicios, producidos en el mantenimiento de unas demandas que todas las partes estamos de acuerdo que son nulas de pleno derecho, y que después de cinco años, plantearse seguir con un procedimiento Nulo, llevara dentro de X años a prisión a más de uno, y sino que lo cuente el ex Juez Estevíl. Dentro de X años, mandarán otros, y las prioridades serán otras, y lo que se hoy puede ser un presunto asunto de estado, mañana dejará de serlo (Los humanos no aprenden de la historia)
SUPLICO: Que de acuerdo a los argumentos presentados, y también de acuerdo con la LOPJ, como parte del procedimiento, esta parte solicita la declaración de nulidad de la demanda 2053/2009 presentada en Cajasur, ante ese Juzgado, debido a la nulidad absoluta de la demanda interpuesta, toda vez que carece de los requisitos mínimos procesales para seguir con este procedimiento ejecutivo, y por la imposibilidad de subsanar por extemporánea (prescripción del título), la interposición de una nueva demanda, y condene a la actora al pago de las costas procesales.
Madrid a 12 de Agosto del 2014.

 

DEMANDA NULA JUZGADO PI Nº 4 CORDOBA

Carta agosto 2014 al Magistrado del Juzgado de Primera Instancia Nº 4

 

 

 

 

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>